«ELS QUATRE GATS»
Fòrum d'opinió independent

Circular Informativa núm. 176 - Juliol 2016

«Allons, enfants de la patrie!»

És una llàstima que els militars espanyols no tinguin un himne amb una lletra com, per exemple, té la Marsellesa francesa quan canta allò: «Allons, enfants de la patrie!». I és una llàstima perquè els aniria molt bé poder cantar aquest himne mentre insten el Tribunal Constitucional —també espanyol— a actuar amb duresa contra la presidenta del Parlament de Catalunya i el President de la Generalitat de Catalunya per haver gosat aprovar la declaració d'una proposta de debat d'un text que presumptament preveu debatre sobre el debat a debatre d'una hipotètica desconnexió del Principat de Catalunya de l'Estat espanyol. Es veu que no n'hi ha prou amb l'ull vigilant del govern espanyol representat —gairebé eternament en funcions— sobre cada passa que fa qualsevol català en un cul de món —que és com es veu Catalunya mirada des de la meseta— que fa falta una guàrdia pretoriana que marqui el pas, mai més ben dit, amants com són de les marxes coreogràfiques —deretxo, iskerdo, deretxo, iskerdo!— i dicti als magistrats, elegits tan pluralment com singular, el que han de fer quan un català es rebel·la contra la seva condició de colonitzat per l'imperi.
Per això hauria de fer tremolar fins i tot l'ós i l'arboç que uns militars reunits en associació facin un comunicat pressionant els polítics de torn —ni que estiguin en funcions— perquè actuïn més enllà del Tribunal Constitucional i els recorden —per si no ho sabien— que ells hi són, segons la Constitució de capçalera del seu cap suprem, per «garantir la sobirania i la independència —no la de Catalunya, no somieu!— la d'Espanya, i defensar la seva integritat territorial i l'ordenament constitucional», que ve a ser el mateix que diuen els pipiolis del partit de Ciudadanos / Ciutadans, quan prediquen que la sobirania recau en tots els espanyols —no en els catalans, ep!— i no pas en els territoris (Albert Rivera dixit), que és com dir que el pedaç dels pares de la Transició sargit amb les Comunitats Autònomes és un nyap.
Mentre els amos del sabre afirmen que el govern espanyol és massa tou i que el Tribunal Constitucional camina massa lent, no dubten tampoc a afegir-se a la tipologia dels polítics autoanomenats constitucionalistes —com si els altres no ho fossin— que han definit el que passa a Catalunya amb el simpàtic eslògan: «desafío independentista», en un to bel·licista que, al cap i la fi, fusiona els dos discursos en un de sol.
Com que la «nota» de l'Asociación de Militares Españoles (AMI) és pública via Internent, no hi fa res que, xino-xano, la reproduïm íntegra aquí. No només perquè és una perla que en temps de vacances porta efluvis del passat més fosc, sinó perquè és més prudent conèixer a l'avançada què pensen els amants de la nostàlgia que trobar-te'ls un dia esmolant el sabre de debò. Heus-la aquí, doncs:

«NOTA DE LA ASOCIACIÓN DE MILITARES ESPAÑOLES SOBRE LA DECLARACIÓN DE SECESIÓN DEL PARLAMENTO DE CATALUÑA
»Grande ha sido el revuelo y el escándalo en todos los medios de comunicación por la aprobación de la denominada “desconexión” de España por parte del Parlamento de Cataluña y grande debe ser la sorpresa del representante del honrado y soberano pueblo español, el españolito de a pie, por semejante función de teatro.
»Si alguien supone que los separatistas que han votado esta propuesta se van a preocupar lo más mínimo por la decisión del ejecutivo de recurrir al Tribunal Constitucional es que está haciendo un ejercicio de ingenuidad impropio de quienes ocupan la dirección de los negocios nacionales, de la gobernanza de España y, eso sí, propio de personas irresponsables que, evidentemente, habrán de responder de esta exhibición de irresponsabilidad inaceptable ante los órganos judiciales correspondientes y oportunos.
»En los años 2012 y 2013 la Asociación de Militares Españoles publicó sendas notas en las que ya advertía del gravísimo e inadmisible peligro que suponía la actitud de absoluta lenidad —entendida de acuerdo con el diccionario de la RAE como “Blandura en exigir el cumplimiento de los deberes o en castigar las faltas”— por parte del ejecutivo ante el desafío planteado por el entonces presidente de la Generalidad, Arturo Mas, y secundado por una parte del Parlamento de Cataluña.
»En nuestra humilde opinión no es el Tribunal Constitucional el que se siente retado por esta declaración sino toda España. El Tribunal Constitucional ya se ha visto hasta dónde llega o puede llegar: ahí está todavía esperando, por ejemplo, el presidente de la Generalidad para responder del conato hecho realidad de elecciones un 9-N. Cuando no se tienen los medios, o la voluntad, para imponer y aplicar en su debida dimensión la ejecución de las sentencias la redacción de éstas se convierte en un lamentable y desgraciado papel mojado y, desgraciadamente, éste parece el destino de cualquier sentencia que se dicte en este caso; papel mojado en el que están contenidos los artículos de esa misma Constitución, a la que el Tribunal Constitucional se supone que debe defender con la máxima energía, y que hacen referencia a “La soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan todos los poderes del Estado”, la “indisoluble unidad de la Nación Española, patria común e indivisible de todos los españoles”, “La Institución Militar es la encargada de la custodia… y defensa (de la Bandera Nacional), como símbolo de la Patria y de su unidad”.
»El continuado ataque a la independencia y soberanía de España no puede, bajo ningún motivo, depender de la aplicación de procedimientos judiciales. Es algo muchísimo más serio y fundamental, y ello sin tener en cuenta los otros confesos y convictos separatistas que están esperando el resultado de esta irresponsable e inadmisible LENIDAD de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial de España para poner en marcha sus propios procedimientos de “desconexión”. Cuando se habla de tales poderes no hay que dejar en absoluto a un lado el igualmente gravísimo, irresponsable e inadmisible compromiso en que sitúan al poder arbitral de España: son los árbitros los que, si llega el caso, sancionan hasta con la expulsión a quienes no respetan las reglas de juego, pero esa tesitura a nadie se le oculta que lleva aparejado el recurso a la “última ratio Regis” conforme al artículo 8 de la Constitución, que el Tribunal Constitucional debe conocer y saber perfectamente y que hace referencia al papel de las Fuerzas Armadas en cuanto a que tienen como “misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”. Como decían los romanos, “Inteligentia pauca” o, lo que es lo mismo, “a buen entendedor, con pocas palabras bastan”.
»Sólo faltaba que el fundamento de esa blandura estuviera oculto en la esperanza o seguridad de que ninguna nación del concierto mundial de las naciones no va a reconocer la independencia de Cataluña, de las Provincias Vascongadas, de Galicia, y de cualquier otra región que se apunte a la lista. Si así lo esperan quienes están entretenidos en el peligroso juego de “son galgos o son podencos” de una política con minúsculas, a ras de suelo y en la que no se esconde nada más que los intereses pacatos personales de quién logra la poltrona en lugar de conseguir un gobierno estable que se ocupe, como mínimo, de atender a las llamadas de atención que nos hace la Unión Europea y responde a la pavorosa y catastrófica crisis de gasto público que padecemos, si así lo esperan no harán más que una exhibición de bajo perfil tercermundista y bananero como representantes incalificables, impresentables y no merecedores de la dignidad a la que es acreedora una nación gloriosa y, en su momento, dueña del mundo.
»Permítasenos terminar con el recitado de la Canción del Soldado que dice:
»¡Soldados! La Patria entera, para vosotros sagrada, palpita en esa Bandera que os entrega la Nación. TRAIDOR el que la abandona o la vuelve mancillada, que la Patria no perdona el crimen de la TRAICIÓN.
»Donde se dice ¡Soldados! Hay que leer ¡Españoles! Y que cada uno de los poderes que rigen los destinos de nuestra queridísima y sufridora Patria se aplique lo que corresponda.»

Els lectors que hagin superat el text íntegre del comunicat i hagin arribat fins aquí s'hauran adonat que el més sucós de la literatura que es desprèn de la nota és quan s'arriba als últims paràgrafs parlant de la «Canción del soldado», una peça que donaria per molt a ritme de rock i que els més veterans que no van poder o no van voler optar per l'objecció de consciència potser fins i tot es van veure obligats a practicar en ridícules classes de cant gloriós a l'hora del servei militar obligatori. Doncs, au, fem com ells i amb el cap ben dret i les orelles obertes, tastem a cor què vols la tal «Canción del soldado» —i una parenta seva de La Trinca—, una lletra que si caigués en mans dels «Manel» o dels «Antònia Font» de segur que faria «flipar» els més pacifistes!





Circulars anteriors mes


| Condicions per formar part del Fòrum |
| Alta de subscripció gratuïta | Modificacions subscripció | Baixes subscripció |
| Propostes, articles, notes informatives, comentaris i suggeriments |
| Portaveu del Fòrum |