recerques
KONTAKTHOF
Director d'escena: Pina Bausch
Amb Flutura Ajvazi, Bastian Bastian, Laurin Bräutigam, Kira Clemens, Philipp Danisch, Anna Lena Dresia, Maria Färber, Margarita Fast, Luca Greco, Lukas Hablitzel, Lisa Hymmen, Lisa Kleinschmidt, Jonas Kosmoll, Lydia Kumi, Jan Lade, Kevin Lörke, Kim Christin Lörken, Jaqueline Palilla, Ben Pfennig, Lennard Pfennig, Dawid Podkidacz, Melissa Raucamp, Ramona Rexfort, Alexandros Sarakasidis, Frederike Schmidt, Andy Sichui, Elsa, Weiland, Florian Wisnewski, Joy Wonnenberg
Pina colada

Frescor, inmediatez, para una pieza de jóvenes en esa edad en la que es fácil mostrarse colados por todo, por la vida, los juegos y los compañeros. La nueva versión de Kontakthof (estrenada en 1978 y retomada con adolescentes en noviembre del 2008) es juvenil, desenfadada en sus ratos de tristeza yde alegría, directa por la naturaleza moldeable, en crecimiento, del propio material humano con que se ha trabajado. Lo que en su fuero más íntimo, por dentro de los 26 jóvenes, a lo largo del proceso debieron de ser vacilaciones, dudas y miedos no ha desaparecido en absoluto en su concreción escénica, sino que ha quedado en forma de vibraciones, de tensión emocional, de claridad expresiva en el temblor de los cuerpos, instalados los intérpretes en escena igual que en la adolescencia: parados en la esquina de sí mismos, como en una espera lenta e infinita, cuando nada corre prisa, cuando las cosas pueden dejarse para mañana, cuando la muerte no se sabe aún que exista.

Por ello, quizás alguien pueda considerar excesivas las tres horas de la pieza. La lentitud, en algún tramo de la propuesta, es innegable. Pero no lo es menos en la realidad del estadio vital que retrata. Con la tensión de las miraditas, de acercamientos tímidos y a veces de ganas de lucirse, o de desaparecer con alguien para otros ratos fundirse en el grupo, contradicciones que la adolescencia expresa de forma emblemática, pero que a menudo caracterizan por igual la complejidad de las relaciones humanas.

En este sentido, ¡qué gran hallazgo que tantos de estos juegos dialécticos entre los deseos individuales y el enmascaramiento social tras los estereotipos y rituales del grupo se nos presenten envueltos musicalmente en jazz y banda sonora de comedia americana clásica! O directamente de película de Chaplin, en una coreografía concreta. Uno puede recordarse en medio de uno de esos bailes de escuela adolescentes, cuando no sabía ni cómo ponerse en pie, si enderezarse o sentarse, si lucir perfil o no mirar ni por casualidad el objeto preferente de sus deseos, y de pronto se siente en un alocado slapstick emocional cinematográfico, tan coreográficos siempre.

Los encuentros y desencuentros físicos son, pues, una simple metáfora, en una pieza en la que son tan importantes las miradas o un amago de sonrisa como los ritos de grupo. Un grupo social que aquí se alimenta de las diferencias, tan multilingüe en el registro oral como en los particulares idiolectos corporales de cada joven. Tan normales, tan distintos, tan verdaderos todos. ¿Tres horas de pieza? Sí, pero también la vida normal en escena.


Joaquim Armengol
La Vanguardia 24/01/2011

Como un patio de luces

La presencia de Dominique Mercy y Rolf Bausch para inaugurar la nueva sala Pina Bausch del Mercat dio mayor peso a los 30 jóvenes que pusieron en pie el trabajo de campo de la gran étologa europea del siglo XX. Como siempre, bajo su lupa de gran aumento permite observar con detenimiento qué ocurre en el proceso de irrupción de la sexualidad en la especie humana.

En esa edad que marca el paso entre la edad infantil y lamadurez: la adolescencia. En una enorme aula comparten esos deseos irrefrenables por descubrir e indagar en sus propias pulsiones, dando lugar a todo tipo juegos y ritos de tránsito. ¿Hay mejor descripción para esa etapa que contemplar como una jovencita pide dinero al público para subir a un caballito de feria y cabalgar con cara de felicidad? ¿Hay alguien que no tenga una anécdota como la de ese jóven bravucón, dispuesto a luchar por su rol demacho alfa, incluso a costa de lanzar encima de su estómago unas tremendas pesas?

Los juegos para reconocer el cuerpo se suceden: pecho, cadera, culo. Se miden, se abrazan, se tocan y bailan. Transmiten ternura, dulzura, fragilidad. Las chicas se tambalean sobre sus tacones. Y todo efectivamente se mueve.

Con la proyección de la película Entornos en peligro, sobre una especie de patos en peligro de extinción, Pina Bausch, como buena alemana, pone el dedo en la llaga medioambiental: es desesperanzador el piar desolado de una joven cría esperando que venga la madre a alimentarla. Si la adolescencia es la etapa más solidaria de nuestra vida, ¿no parece reclamar a estas nuevas generaciones el impulso para preservar su propio hábitat?

Dentro del teatro de la vida, la adolescencia es una etapa desbordante de energía; y el paseíllo de todas las parejas ataviados con caretas, riéndose a carcajada limpia, parece recordárnoslo siniestramente: disfrutad, chicos, disfrutad, pero con compromiso.


Rosli Ayuso
El Mundo 24/01/2011

‘Kontakthofperaadolescents’

Un espai evocador i buit (de Rolf Vorzik). La sala d’algun col•legi centreeuropeu o, fins i tot, d’alguna societat artística. I asseguts al voltant, arran de les parets, vint-i-sis joves de 14 anys en amunt.

Pantalons, americana i sabates negres ells i vestits de nit, sabates de taló i llavis pintats elles. Petites lolites provocadores en una atmosfera dels anys trenta. Hi ha alguns ballarins professionals, però també nois i noies que “només” han estat un any treballant
(molts d’ells van preparar-se amb la coreògrafa Pina Bausch) per ballar aquest espectacle estrenat el novembre del 2008.

Kontakthof es un espectacle creat el 1978. Redéu! Com ens enlluerna l’atreviment i la llibertat de Pina Bausch per proposar als teatres de Wuppertal, que fins feia només cinc anys eren seu del Wuppertal Ballet, una creació tan trencadora en el fons i la forma! Un espectacle en què ja veiem molts dels signes del llenguatge coreogràfic de la gran artista alemanya com un compendi del que s’havia de desenvolupar en els següents espectacles. I de nou la nostra admiració, més de trenta anys després, quan pensem que el debut tardà al Gran Teatre del Liceu d’aquesta artista única va provocar la protesta dels sectors més carrinclons del coliseu líric. Tampoc és estrany, perquè Pina Bausch havia superat els codis clàssics de la dansa més enllà de la coreografia, eliminant-ne els alts nivells de protagonisme i les virgueries atlètiques tan arrelades al ballet, fins i tot al neoclàssic.

Kontakthof ha tingut tres etapes. La primera que ja hem esmentat, una altra amb aficionats demés de 65 anys el 2000 i la que ha vingut ara al Mercat de les Flors, lloc on vam conèixer Pina ja fa 25 anys amb aquell fabulós 1980. L’espai físic i mental de Kontaktohf és per jugar a descobrir-se, incitar-se, trobar-se, i això és el que fan els ballarins amb una seriació de jocs gestuals individuals i amb unes frases de grup d’aquelles que deixen bocabadat.

És l’amor. I el sexe. Les ressonàncies que provoca en cada espectador seran diferents segons l’edat i la pròpia vida, tot i que hi ha moments tan comuns com quan el més baixet de tots persegueix una noia amb un ratolí per espantar-la, o quan la joveneta demana vint cèntims al públic per gronxar-se en un cavallet de fira. La primera part de Kontaktoff està farcida d’humor i de la joia de la adolescència, amb alguna mirada cap al costat fosc.

La segona part és la del negre. L’humor deixa pas a una mena de cansament, de tristor, que no es dissoldrà fins a l’escena final en què els intèrprets tornen a fer la rotllana.

Les ressonàncies de què parlem tenen a veure també amb una banda sonora en què hi ha cançons tradicionals, picades d’ull al cinema (El tercer home), el jazzing melòdic de les grans orquestres del setanta i fins i tot un pasdoble. Un so embrutat deliberadament pel remor d’una agulla de gramola. Un element més per provocar-nos sensacions; a la fi, l’objectiu d’aquest espectacle, com el d’altres de Bausch. Pina va descodificar la dansa per fer-nos veure que el gest més simple, el moviment en si mateix és una potent forma d’expressió. Quin goig.


Santiago Fondevila
La Vanguardia 24/01/2011